martes, 20 de abril de 2010

PAR BIOMAGNETICO

La terapia del par biomagnético se basa en las propiedades magnéticas de los componentes del cuerpo humano. Su objetivo es conseguir el equilibrio bioenergético y del PH del cuerpo.
.
"El par biomagnético está compuesto de dos cargas principales de polaridad opuesta que se forman a expensas de la alteración fundamental del ph de los órganos que las soportan", explica el médico Isaac Goiz Durán, de la Universidad Autónoma de Puebla (México), quien a finales de los años 80 desarrolló un método de tratamiento a partir de la disciplina terapéutica y natural conocida como biomagnetismo médico. En 2005 expuso los resultados de su trabajo, experiencias clínicas incluidas, en el libro Par biomagnético, biomagnetismo médico y bioenergética. Experiencias de curación. En los últimos años han sido diagnosticados y tratados con este procedimiento muchos miles de pacientes, de los cuales un 98% han mejorado sustancialmente o se han curado por completo.
.
Virus y bacterias.
.
Isaac Goiz comprobó que las bacterias y los parásitos viven y crecen en un entorno alcalino, mientras que lo hongos y los virus lo hacen en uno ácido. Con arreglo a esto, cuando se aplican imanes de una determinada fuerza (desde 1.000 hasta 15.000 Gauss de potencia) y polaridad en puntos específicos del cuerpo es posible corregir el ph de las células y restablecer así el equilibrio del organismo. Recordemos que el ph es neutro en un tejido sano y tiene el valor de 7.3. Sin embargo, cuando se modifica esta medida es señal de que se ha vuelto alcalino o ácido y entonces el medio se vuelve propicio para que se desarrollen y vivan todo tipo de gérmenes patógenos. Sus investigaciones han permitido a Goiz distinguir cerca de 250 pares biomagnéticos (campos magnéticos con polo norte y sur) que cubren prácticamente todas las afecciones glandulares, enfermedades y síndromes. En teoría, las cargas del par biomagnético tienen la misma intensidad, el mismo número de partículas elementales y la misma frecuencia bioenergética, de modo que cuando se aplican juntas, debido a los efectos de la inducción magnética, se anulan sus potencias respectivas y los gérmenes patógenos pierden su información genética y su capacidad destructora. El fenómeno permite identificar el origen de las enfermedades virales y bacterianas, así como las alteraciones glandulares producidas por microorganismos patógenos en los órganos.
.
Ph neutro.
.
Cada enfermedad tiene su propio par o asociación de pares biomagnéticos y puede ser tratada aplicando imanes sobre los polos en cuestión. El polo sur positivo (generado por exceso de iones H+) lleva a la acidificación y favorece la presencia y el desarrollo de virus. Por el contrario, el polo norte o negativo (generado por déficit de H+ y por la presencia de radicales libres) lleva a la alcalinidad y favorece la presencia y desarrollo de bacterias y otros gérmenes. "Al hacer que se enfrenten por inducción magnética una carga con su carga contraria, estos imanes permiten que aquellas se anulen mutuamente. Así se restaura la neutralidad del ph en los órganos afectados. Sus funciones se restablecen con normalidad y los microorganismos patógenos desaparecen al hacerlo también el ambiente que necesitaban para subsistir".
El doctor Raymond Hilu, que en 2009 invitó a Isaac Goi a efectuar unos experimentos con gota de sangre, precisa que el par no actúa sobre la patología, sino sobre el ph y los microorganismos que la generan. Por eso hay que tratar a cada paciente de forma diferente, en función de estos elementos.
.
La base de la técnica.
.
El biomagnetismo médico, desarrollado por Isaac Goiz Durán a partir de 1988, reconoce puntos de energía alterados en el organismo humano que, en conjunto, provocan una enfermedad. Este análisis se efectúa con imanes pasivos (no electrificados ni conectados a máquinas electrónicas), que se aplican en diversas zonas afectadas, el terapeuta aplica una serie de imanes en esos puntos durante 10 o 15 minutos.
En la actualidad se considera una terapia alternativa sólida que ayuda a restaurar y mantener la salud física y mental. Resulta de gran utilidad para aliviar numerosas dolencias y enfermedades: migrañas cefaleas, vértigos, herpes zóster, neuralgias, psoriasis, dermatitis atópica y por contacto, osteoporosis, dolores óseos y musculares, ciática, dolores de espalda y lumbares, fibromialgia, artritis, artrosis, gota, bursitis, esguinces, disfunciones de tiroides y paratiroides, ováricas u suprarenales; gripe, asma, bronquitis, laringitis, resfriados, gingivitis, halitoris, otitis, tinnitus, conjuntivitis, alteraciones hepáticas, gastrointestinales y hormonales; alergias, dolores, estrés, intolerancias alimentarias y obesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada